Silvia Antolín

Tras más de 15 años de práctica, accionar se ha vuelto una manera de vivir, de pensar, de meditar en movimiento. Porque hasta estando estática, el cuerpo se mueve. Todo vibra. Nada permanece. Es el aquí y ahora eternamente cambiante. La vida se vuelve una performance. Cuando trabajo desde esa consciencia corporal, me muevo dentro del espacio-cuerpo y juego a ser Una con el Todo.